martes, octubre 11

Adolesce


Hoy me acordé que hace unos años me quería inscribir en la piel la frase de una publicidad: “que la vida me alcance para entenderla”. Tres años más tarde agradezco no haber respondido a esos impulsos de adolescente que adolece la vida y pretende encontrarle una respuesta a todo, como si las explicaciones del todo nos hicieran la vida “más fácil”.
 ¿Qué nos hace  creer que podemos llegar a entender algo para pensar que la vida se tiene que entender?
Nadie entiende nada por qué habría de entenderse la vida. Ni siquiera sé qué es la vida. ¿La muerte?
Me fui al carajo.
Despreocupate, que estoy muy convencida que cuanto menos se sabe menos se entienden las cosas y mejor se vive.
Yo opte por saber, entiendo poco y nada y no sé vivir.
El que cree entender esto, termina casado, dos hijos, casa grande, trabajo estable, auto confortable, cuatro celulares y un televisor en cada cuarto.
Me voy a tatuar unos pajaros, chau.

3 comentarios:

ėfėdėfėdė dijo...

jajaja, sos un flash.
lo leí y me reí, si.. pero tenés la posta muchachia.
golondrinas?

Pablix dijo...

Nuestro error es que queremos entender todo, y eso nos quita tiempo para disfrutarlo.

Aparte, es mucho mejor equivocarse en la práctica que en la teoría, y si por casualidad descubrimos algo, mejor!!

Vivi feliz, y adhiero a la propuesta de efedefede de las golondrinas. Gran ave.

Saludos!!
http://paradoenelabismo.blogspot.com

Mundo dijo...

y sobre entender a las personas... ¿no crees que vale la pena?

me gusto. saludos!

Seguidores